Domingo

Domingo es un día excelente para escribir. El fin de una semana y el inicio de una nueva oportunidad de comenzar. Domingo es un día excelente para la reflexión, para la introspección, para dejar que la inspiración llegue y remueva tu alma, que alborote tus sentimientos y que los haga aflorar. Porque sabemos cuánto te gusta ocultar tus sentimientos, y también sabemos que ya sabes que no debes hacerlo.

Domingo es un buen día para jurarte que esta vez será distinto. Para engañarte nuevamente y decir que tienes otra oportunidad de hacer las cosas bien. Y así un círculo vicioso de múltiples domingos de promesas en vano. De besos devaluados, de abrazos no dados, de conversaciones inconclusas. Los sueños de domingo espero los recuerdes el lunes y las acciones que juraste espero también las apliques. Y mientras quizás esto no tenga demasiado sentido, espero igual poder hacer algo al respecto. Usarlo de alguna manera.

Pues lo que escribo hoy espero poderlo mirar mañana con otros ojos, más frescos, más cuerdos, más hábiles, y poder sacar algo bueno de todo esto.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s