Pensamientos frenéticos de un día, tarde.

10/08/08
Hoy me pregunto por qué nunca fui al psicólogo en esa época.

Y cuando pienso qué pasó?
nada pasa,
todo ya se dio..
¿qué queda por esperar?
Besos, abrazos y quizás algo más.
Y las cosas que antes me costaba decir,
ahora salen solas, desinhibidas hacia ti.
¿Qué queda por esperar ahora?
Es miedo quizás, pero tranquilo, la calma ya vendrá
vale la pena esperar.
Tantas cosas por cambiar,
tantas cosas que enfrentar,
miedos pérfidos,
amor,
el sentido de culpabilidad.
Y quizás no tenga sentido la mayoría de lo que escribo,
pero lo exterior no es más que un vago reflejo de lo interior,
y ya que mi interior es un desastre,
con eso me puedo justificar.
Escribo al vacío,
el único que sabe escuchar.
Escribo al olvido,
con la esperanza de que llegará.
Y si bien mi mano no es la más diestra,
es sincera cuando quiere.
Porque no me es difícil ocultar lo que realmente quiero Ocultar,
la dificultad viene al mostrar las cosas que debo mostrar.
Pedir perdón es casi imposible,
imperfección,
llanto,
desesperación,
la rima entre estas tres no es casualidad.
Amor, amor, amor,
¿qué tanta importancia me pueden dar?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s