Si alguna vez tengo un hijo

Estuve leyendo hace poco un blog de un padre que le dejaba cartas a su hija pequeña para que las lea cuando… bueno, cuando sepa leer, supongo. Me encantó, búsquenlo, se llama PapaPalabras. Esa fue definitivamente una idea que ya había cruzado varias veces por mi mente. Verán, nunca he sido buena hablando mis sentimientos –de hecho, soy pésima- sin embargo, curiosamente, cuando se trata de escribir, puedo –creo que puedo- plasmar cada detalle de lo que estoy sintiendo, sin represiones, sin vergüenza, sin pena, sin objeciones. Escribir me permite ser muy libre y ser realmente yo.

Entonces sí, varias veces se me ha pasado por la cabeza, conociendo mis debilidades y falencias como las conozco, que cuando tenga un hijo o cuando me enamore algún día de nuevo (no sé en cuánto tiempo suceda esto porque desde que me rompieron el corazón ando Maléfica-Mode-On… No, mentira, ya todo bien 🙂 *se corta las venas*) lo mejor para mí sería comenzar un blog y escribir ahí todo lo que quiera decir de corazón pero que de boca no me salga. Lo cual me sucede a menudo.

Si alguna vez tengo un hijo, hay cosas que pienso hoy que quisiera recordar para poder mantenerlas en ese momento, ya que corro el riesgo de que los años me quieran hacer adulta, seria y aburrida. Por eso las voy a escribir, para que me sirvan de bitchslap por si en algún momento amenazo con volverme así (y me van a disculpar que me vaya en feeling):

Si alguna vez tengo un hijo, prometo ante todo y todas las cosas nunca dejar que piense que no me importa lo que pasa por su cabeza. Siempre apoyarlo, hasta en las ideas más descabelladas (porque dentro de toda locura siempre hay algo de cordura), ayudándolo a traer a tierra todo lo que vuele de su imaginación y poder guiarlo para que lo haga realidad (porque, supongo, espero, rezo, que para ese entonces yo ya haya aprendido a traer a tierra mi propia imaginación).

Si alguna vez tengo un hijo, prometo darle libertad total para que me diga lo que piensa y de la forma como lo piensa, prometo escuchar y tratar de memorizar –a pesar de mi inminente Alzheimer- cada palabra y cada gesto con que las diga. Prometo darle libertad para que me hable de todo y prometo ser aquella que le pueda dar respuestas a todo (mientras no sea de física o matématicas, ahí sí lo mando a Wikipedia).

Si alguna vez tengo un hijo, prometo criarlo para que cuestione el mundo a su alrededor y no se quede callado si piensa que algo anda mal y debe de cambiar. Prometo enseñarle a ser una persona crítica y sobre todo, autocrítica, no un Comfortably Numb y una persona más que sigue lo que dicen los demás sólo porque sí.

Si alguna vez tengo un hijo, prometo preguntarle todos los días cómo se siente y cómo le fue en el día. Prometo también, que a pesar de que en algún momento probablemente no me quiera contar porque pensará “qué jodida es mi vieja”, no darme por vencida y seguirlo jodiendo hasta que me diga, porque me importa. De todas formas, no le quedará de otra, igual me va a tener que aguantar.

Si alguna vez tengo un hijo, prometo no juzgarlo por sus acciones, sino más bien entenderlo y si no me parecen buenas, orientarlo. Prometo enseñarle que tampoco debe juzgar a las demás personas. Tendré que ser consciente de que cargo con gran parte de responsabilidad de cualquier cosa que haga, porque habrá sido en parte causado por la crianza que le di.

Si alguna vez tengo un hijo, prometo no dejar que se olvide que lo quiero y no permitir nunca que se sienta solo, porque conozco lo terrible de ese sentimiento y no se lo deseo a nadie.

Ah, me olvidaba, si alguna vez tengo un hijo, prometo inscribirlo desde chiquito a talleres de música, danza y teatro. Esto simplemente porque quiero y porque mientras sea chiquito puedo obligarlo, 100% esperanzada en que le guste el arte tanto como a mí. También prometo hacer que escuche rock desde chiquito y darlo en adopción si le gusta escuchar reggaeton (no, mentira, sólo castigarlo indefinidamente). No obligarlo a que se abrigue con 80 chalinas y 30 casacas cada vez que corra un poquito de aire (sólo le diré: Winter is coming). Ah, y tomarle quizzes de Harry Potter si es que quiere salir a jugar…

Si alguna vez tengo un hijo, va a ser una buena persona.

Anuncios

Un comentario en “Si alguna vez tengo un hijo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s