Concupiscencia

Escrito el 15 de mayo del 2009, yo tenía 16 años. No logro recordar por qué.

Sal a la luz de tus más recónditos pensamientos
y libera sentimientos que te cuesten aceptar.
Dame libertad en esta celda de cemento,
permíteme gozar en este desastre de pensamientos.
Hacer lo que quiera, yo quiero.
Volar.
¿Qué quieres, esperas, pretendes de mí?
Concupiscencia, mi musa, en toda su indecencia.
No siempre tienen que entenderte, no muchas personas lo harán.
Piensa.
¿Es necesario esconderme tras este disfraz?
Salta, ríe, goza, besa.
Hasta el más ínfimo segundo supone una oportunidad
de desatar aquellas oleadas de pasión pugnando por salir.
Desesperación que empaña las lunas de tu ambivalente,
impenetrable, desastroso corazón.
Actúas de manera tan incomprensible,
bipolar.
No me juzgues luego por sólo querer jugar.
No puedo decir cómo me siento,
porque me siento adormecida y ya no siento ya,
desde hace mucho tiempo.
Dame algo en qué pensar,
risas estridentes, recatadas,
pero dámelas ya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s